Puntos estilismo y corazón F1 de pretemporada (BBC)

Me han dicho que sea breve… ¡mierda! Bueno, primero decir que la proposición de puntuar eventos BBC (Bodas, Bautizos y Catastrofes –emocionales y estilísticas-) es lo más emocionante que se me ha propuesto últimamente (deshonra para mí y para mi vaca), así que agradecida y emocionada me pongo a ello.

lara-fernando-alonso
Partamos de la base de que Manolito ahorra una pasta para coger la caravana y llevar a su mujer Toñi a ver las carreras con sus amigos del alma en una caravana, Toñi tendrá que aguantar a un montón de borrachos y descerebrados gritones en un habitáculo no más grande que su piso de Moratalaz, y seguramente, se pierda las andanzas de la Esteban por ver a un montón de coches dar vueltas como si estuvieran en un tiovivo. A Toñi sólo le queda valorar los estilismos de las novias de pilotos en este nuevo Ascott con acceso low cost para el populacho. Así que esto va para todas las Toñis de Esppppppaña, hombre ya.

Partiendo de esa base, hay 4 eventos a discutir. Y empezamos, como no, por un bodorrio:

Jenson y Jessica

Robado posado de libro en el Hello. Si algo nos mostró Alonso es que si te quieres casar a lo grande sin que te vea nadie, lo haces y punto. Segundo porque si lo vas a vender, pues lo vendes y con inquina, ella se casa con un piloto pibón, él se casa con una pedazo de modelo de fliparlo y todo en un sitio precioso y amortizando el evento: murámonos de envidia. Y tercero, porque si lo haces para buscar sponsors para tu escudería, la sensación de “soy un piloto profesional, pero también un hombre capaz de comprometerse y sé que a más triunfos, más pasta y todos ganamos” se reafirma con un posado en condiciones. ¿Qué sentido tiene un posado robado en el Caribe? Ninguno, es un wannabenismo (la ciencia del quiero y no puedo como movimiento social).
Puntuación: un puntito y a la cama. Queríamos fotos con detalles del vestido, queríamos un peinado de ella más elaborado, porque con ese peinado ese velo no pega, queríamos besazos apasionados, lágrimas de la madre del muchacho, mención al padre que nos dejó… nada, no vemos nada. No hay drama. Todo muy correcto, pero frío, migajas para pollos.

Alonso rompió con la Rasputina

O ella con él… no se sabe. La recordaréis porque era esa modelo con cara de muñequita y con cuerpo que te daban ganas de ponerle un gotero de cocido en vena. Alonso subía fotos de su entrenamiento y la Rasputina de sus vacaciones en el desierto. Y de repente, aparece la fotico famosa de Alonso tomándose un algo con Lara Álvarez que, físicamente, es como la versión tapada de la Pedroche (y lo sabes) y profesionalmente es una mezcla entre Nira Juanco y Sara Carbonero (puede intentar ser profesional, pero como ha salido con famosos, nadie la toma en serio y la tienen por una cara bonita). Y luego llegaron más posados robados al Hola donde ella nos comenta que es tan feliz que se le van a salir los ojos de las cuencas, porque debe ser que McLaren quiere mostrar cercanía de sus pilotos y que Alonso es capaz de tener una relación seria (a menos de 6 meses de otra relación, ejem) con una periodista del medio.
Puntuación: 1 punto por momento recuperarse sospechosamente pronto de la ruptura de Alonso, 3 por McLatas. Lara ha demostrado ser la chica de transición por excelencia (relación que no llega a nada, pero que tienes tras una ruptura para pasar el mono) de muchos famosos y esto de McLatas prostituyendo la vida sentimental de sus pilotos en el Hola tiene su aquel, sobre todo porque se comentó en el Yate de Flavio que McLatas sodomizaría a Alonso y ya hace una de las cosas que más le joden: invadir su intimidad. Y Alonso, se deja por amor a Ron Denis.

Ruptura de la Nicolasa y el Lewis

La pareja Guadiana ha vuelto a romper, otra vez por lo mismo: a Nicolasa se la pasa el arroz y Lewis no quiere casarse. Y van con esta 4… o 5. Y como siempre ella llora mucho, se ha teñido de rubia (señal inequívoca de que es la ruptura definitiva) y cena carbohidratos, aunque se está poniendo peligrosamente delgada y los medios ya lo llaman “la dieta del disgusto”. Y él da las gracias a los fans mientras se le relaciona con varias cantantes y hace chistes de bodas en los Brits ante el malestar del respetable. Mal. Fatal. NO es que esperásemos trastos por la ventana, aunque se agradecen, pero esperábamos que el último disco de la Nicolasa no fuese semejante pestiño que denotaba malestar previo: queríamos que se marcase un Sam Smith o un Adele, a saber, lo he pasado peor que cuando se te da la vuelta una compresa, vuelvo mi dolor en un disco de melodías a piano que todo el mundo coreará para tu desdén y yo me llenaré los brazos, vacíos por tu ausencia, de Grammys. Os lo imagináis? Que llegue a Valencia y la gente desafinada y un inglés deplorable le cante a Lewis algo como ‘Rolling in the Deep’?
Puntuación: 3 puntos, se veía venir, pero esperamos escenita de celos o resquemor, esto NO se queda así fijo.

Christian Horner y Geri

Tanto fuera de la pista como dentro, nos ha dado lo que queremos: drama. Pero fuera de la pista, tras el abandono de su mujer con su hija recién nacida, por una antigua estrella del pop de los 90 reinventada en cantautora bastante melindre, nos encontramos con el giro argumental de que, tras negarlo como una perra en múltiples ocasiones, Christian la pide matrimonio a lo “sayidachuguondatyuriliriliguon”. Bien, habemus bodorrio: segunda parte del serial. Los padres de Christian odian a Geri porque es “la usurpadora” que rompió el felicísimo hogar estable de su hijo y amenazan con no ir a la boda si se casan. El fantasma de “no me gusta pa’ ti la Geri” planea por el paddock de Red Bull.
Puntuación: 5 puntazos. Tiene todos los ingredientes para convertirse en la comedia británica del año: la suegra anárquica muy “señora que…” que no va, los comentarios sobre la novia y su pasado disoluto típicos de los invitados, la novia llorando a moco tendido en el hombro de Newey, el novio agobiado por sus lágrimas y con los abogados detrás para que firme un contrato prenupcial, mientras convence a su madre de que su novia tiene un presente muy sereno como madre de una niña, Ecclestone confundido con el muñequito de la tarta sentado a comer en la mesa de los niños, la novia mirando mal al escote de la mujer de Flavio en la iglesia, las Spice que no pueden sentarse juntas porque no se llevan bien entre ellas… risas aseguradas.

Y, por último, una mención especial:

Kimi ha sido padre…

…de un niño llamado Robin. Hubiésemos preferido que hubiese sido niña por aquello de la justicia poética del karma por las farras de este señor, pero desgraciadamente las cosas no van como uno quiere y lo único que puede pasar es que ese niño sea el Nico Rosberg de su generación: un segundón en las pistas, una nenaza en el paddock. De esta mención sólo esperamos: una boda tan hortera como su primera. El problema es que ahora Kimi ha sentado cabeza y hemos perdido mucho. Veremos cuanto le dura. Le damos por la novedad de la felicidad en su rostro, un puntito y a dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>