GP Mónaco – Liga sórdida F1 2015

Mi primer pensamiento antes de escribir la crónica del GP de Mónaco F1 2015 fue “tengo que esperar una semana para que crezca la conspiranoia”.


Sin embargo, dos días después de la carrera, la prensa inglesa guarda más silencio que Mariano Rajoy tras las elecciones municipales. Y eso, para mí, es algo tan grave como que a Bernie le diese, de pronto, por cancelar los grandes premios de Bélgica, Monza, Mónaco y Suzuka. Porque ver a una cuadrilla de ingleses desquiciados enmerdando el campeonato es un placer sensual. Si me apuran, uno de los principales motivos para ver F1. Al final, tuve que conformarme con un señor de Londres que se aventuró a ver nuestra retransmisión en directo de la carrera desde el bar temático motor B. Y, por supuesto, nos dio lo que queríamos: insultar a los alemanes llamándoles nazis y diciendo que era una conspiración para que ganase un piloto ario.

Verstappen-Grosjean
Y, claro, uno vuelve a preguntarse por qué sigue viendo la F1. Una primera respuesta suele ser que soy un yokki. Pero hay un matiz: los yonkis, cuando se chutan heroína, son felices durante ese momento. Yo solo lo fui muy al final de la carrera. Pero vamos a aceptar pulpo como animal de compañía, porque en el cuarto espacio de un minuto tuvimos la Star y el Team of the Race. ¿Valió la pena aguantar todo lo anterior? Pues, oye, cuando el Mierda esta metido en el fregado, la respuesta suele ser que… SÍ.
De esta manera, Mad Max Verstappen, que venía practicando una sublime conducción cuñadística (en su modalidad más pura: la de chupar rebufo de una ambulancia, coche de policía, o coches de bomberos para salvarse de un atasco) que los de paro un sórdido adelantamiento a Bottas (1 punto) decidió acometer una chicane como si Grosjean no estuviese allí. ¿El resultado? 10 puntos con seis de complemento estético y otro punto más por provocar la salida del safety car. Eso, por no olvidarnos de 4 puntos del pedazo de sanción de la FIA para el GP de Canadá. Evidentemente, los 10 puntos de la colisión hay que multiplicarlos por dos debido al factor Mierda. Porque ahora viene el Team of the Race.
Mercedes, en uno de esos momentos de ofuscación que estudian los psicólogos cuando explican los mecanismos que llevan a la toma de decisiones deplorables, decidió ¡a 12 vueltas del final! En un circuito en el que los neumáticos no se desgastan (y este año los Pirelli eran especialmente duros) y en el que resulta completamente imposible adelantar (salvo que seas Max Verstappen y quieres hacerlo por arriba o ejercer de cuñado al rebufo de Vettel y votando luego a Albert Rivera) Mercedes decidió que el Mierda parase a cambiar neumáticos. Y entonces fue cuando el problema del control de costes en la F1 actual se mostró en toda su crudeza. No es ningún secreto que los 27 € que este año cobra Ecclestone para tener acceso al live timing son excesivos hasta para los equipos con más presupuesto. Ese fue el motivo por el que la escudería de la estrella decidió instalarse una versión pirata para no efectuar ese dispendio monetario.¿El resultado? Un mal cálculo de las distancias entre Hamilton y Rosberg qué hizo Que el piloto inglés cambiase una victoria segura por un tercer puesto. Los 5×2 puntos de estrategias de mierda llevan, en esta ocasión, un merecidísimo complemento de 10 puntos por estilo mongólico. De esta manera, Max y Mercedes se llevan cada uno unos 10 puntos por Star y Team of the race respectivamente.
Las secuelas de tanta Jrandeza hay que buscarlas, sin lugar a dudas, en el Mierda. Porque caras de culo en el pódium hemos visto muchas a lo largo de la historia de la Fórmula Uno. Pero el numerito del mierda fue una sobre actuación digna de Antonia San Juan. Y lo digo como algo bueno. A los cinco puntos del numerito (la cara llorosa en el podio, el abrazo con el hermano, su Mirada al suelo durante la rueda de prensa…) hay que unirles otros cinco de catástrofe de relaciones públicas al ir empujando a la gente que le pedía autógrafos camino de un yate en el que quería huir de la foto de celebración de la escudería. Por supuesto, hay otro punto por el momentazo “drive angry” en el cual estrella su Mercedes contra el cartel del tercer puesto. En total, 11 puntazos para el Mierda, que estaba demasiado discreto esta liga. Ojalá este Gran Premio de Mónaco sea el comienzo de su pérdida de papeles y de ascensión en la clasificación de la liga sórdida.

rueda-prensa-hamilton

 

Rosberg, por su parte, Se lleva 3 puntos estéticos al tener el detalle tanto de celebrar alegremente su victoria regalada como de posar delante del cartel del Mierda en la foto de equipo. Los mismos 3 puntos cómico-taurinos de Sainz por no haber visto las señales de pesaje en la Q1, incurriendo por ello en la penalización de salir desde el pitlane. Alonso, ni que decir tiene, se lleva 1 punto por malhablado al definir su abandono en la Q3 como “putada” y otro punto por su sarcasmo hacia Hulkenberg después de su accidente. Viéndolo bien, me parece un lance de carrera en el que casi es más culpable el alemán por abalanzarse hacia el interior. Pero Alonso también pierde el control de su McLaren, así que reparto 5 puntos a cada uno y otro punto a Alonso por sus 5 segundos de penalización. Eso sí, el patetismo ilustrado de Hulk volviendo TAN mal a pista que termina comiéndose su propio alerón son 3 puntos cuñadísticos para Nico. Onvre ya.

Rosberg-celebracion
Cerramos el apartado de pilotos con 3 puntos para Raicoñen por su contacto con Richichi al que sumar otro punto por su despotrique por radio. Para tener fama de parco en palabras, Iceman está convirtiéndose en el abuelito gruñón de la F1. Y nos encanta. Merhi, por su parte, se toma la revancha frente a Stevens con declaraciones prepotentes sobre su victoria (1 puntillo). Que los dos Manor se endiñen en pista es solo cuestión de tiempo…
Como últimos detalles, destacar que Lotus prosigue en la agresión hacia la revolución bolivariana, ganándose 5 puntos por el abandono del pobre Pastor. Qué duro es ser reconvertido en víctima… Y que no se nos olvide el lamentable pit de Toro Rosso a Verstappen (4 puntos por sus 31 segundos) que terminó teniendo otros 4 puntos de complemento cipotístico cuando le animaron a adelantar a Grosjean para recuperar el terreno perdido.

Y McLaren… Ay, McLaren. No han sido el Team of the race. Pero, inexorablemente, suman y siguen. Al punto de Boullier, malmetiendo con el “las demás escuderías nos tienen envidia porque el mejor piloto del mundo nos ha elegido a nostros”, hay que añadir los 3 puntos del drama en la Q2 y los 5 puntos por el abandono de Fernando. 9 puntos para una escudería de Woking intratable.

Además de todo esto, hay repartidos unos puntitos por pura y estricta… CORRUPCIÓN. Los asistentes a la retransmisión de Motor B pidieron cada uno un punto para algún miemro de su equipo, y barcénicamente se les han concedido. Así que ya saben, si quieren ganar, toca visitar nuestro próximo sarao. Y no, no voy a decir a quiénes les he dado los puntillos.

Como decía Bárcenas: “El erotismo se basa siempre en esconder lo mejor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>