GP Bahrein – Liga sórdida 2015

La F1 en general está apuntándose al discurso de McLaren. Dentro de lo que es un desastre de campeonato nos va haciendo tener fe en que mejorará la calidad, plasticidad y hasta el humor de las carreras. ¿Llegaremos a Abu Dhabi sin ganas de abrirnos las venas con un boniato?

Jenson-no-show-F1-humor

Y es que, ya en primer lugar, hay que encomiar el propio afán de superación del propio GP de Bahrein. A pesar de que McLaren, con el no show de Jenson tras un fin de semana que encadenaba un drama tras otro (¡Y con Ron Dennis desesperado a la busca y captura de sponsors!) se llevaba 20 puntos y con ellos, prácticamente sentenciaba (como así terminó siendo) el llevarse los 10 puntos extra por Team of the Race, las demás escuderías lucharon de lo lindo por tratar de arrebatárselo.

En primer lugar, fueron muy encomiables los esfuerzos de Toro Rosso. Los 10 puntos por el pleno de rotura de motor no tuvieron el sublime componente de cuñadismo que les deparó el Team of the Race en China. ¡Pero sí unos más que frecuentes 3 puntos de psicodrama por ese gustirrinín que nos produce gritar “Trata de arrancarlo, Carlos!”. No solo a nosotros: que Lobato exprese su alegría por el buen hacer de Carlos Sainz Junior pasando a la Q3 con la frase “no he podido sentarme” hace entrar al piloto madrileño en una nueva, peligrosa, trascendental y apasionante dimensión.

Aunque sólo rompieron un motor, en esta ocasión, Red Bull dio toda una lección de plasticidad al equipo B, que ya venía humillándoles demasiadas carreras. Que Richichi reventarse espectacularmente su motor Renault ¡pocos metros antes de cruzar la meta! Entra casi dentro de lo que Alain Prost definía como la perfección. 5 puntos por la rotura con 5 puntos de estilo para Red Bull.

Por su parte, Lotus prosigue con su fea actitud de privarnos de la gloria bolivariana. Los problemas del mototr de Maldonado en su última parada en boxes son 5 puntos, sí, pero 5 puntos de la vergüenza. Y Ferrari, a su vez, no quiere dejar de puntuar, merced a esas declaraciones de Arrimalpene en las que dice que todavía no piensa renovarle el contrato a Kimi para que no se duerma. Valors y 2 puntos.

Sauber, por su parte, sigue siendo una de las sorpresas más agradables de esta liga sórdida del 2015. El lamentable pitstop que le hicieron a Marcus Ericsson no sólo arruinó su carrera (4 puntos) sino que, en su catastrófica ejecución, se lleva un complemento de 5 puntos de estilo. Y, por no salirnos del apartado mecánico, tampoco podemos dejar de dar 3 puntos a los chicos del Williams por la forma en la que dejaron tirado a Felipe Massa en la parrilla de salida.

Para cerrar el apartado de los equipos, no podemos olvidarnos de uno de los favoritos al título de esta temporada: Mercedes. Aplaudimos los 5 puntos de estrategia de mierda a Nico Rosberg al retrasar tanto su parada y hacerle salir detrás de un Sebastian Vettel que ya le había hecho el undercut. Aunque, viendo lo estéticos que fueron los chispazos en todos los adelantamientos de Britney, hay que estar agradecidos a la escudería de la estrella. Y todavía más por el lentísimo pit al Mierda, que logra, como ya está escrito en las reglas de esta su competición, dar doble valor a la puntuación sórdida: en total, 8 puntos por el desafortunado cambio de neumáticos.

En el apartado de pilotos, comenzamos dando 1 punto a Kimi por el laconismo en la celebración de su segundo puesto. Y 1 punto por tener la desgracia de volver a subirse al cajón justo en la única carrera en la que no dan alcohol a los vencedores. Aunque sí lo tomamos todos en nuestras casas para festejar el baño que Raicoñen acababa de darle a Frigodedo. Carlos Sainz, por su parte, se lleva 2 creativos puntos por haber hecho una vuelta de colocación en parrilla disparatadamente lenta, con la consiguiente penalización de la FIA ¡Innovando!

Por muchas excusas que hayan puesto, y aunque las haya refrendado el equipo, no me creo lo de los problemas de frenos de Nico Rosberg en las últimas vueltas. Se lleva, pues, 3 puntos por su salida de pista justo en el momento en el que Kimi comenzaba a respirarle en la nuca.

El mismo argumento sirve para Frigodedo, aunque en esta ocasión tuvo el bellísimo gesto de regalarnos argumentos a los que siempre sostuvimos su carácter de piloto Hacendado. El caso es que, en una sola carrera pareció cubrir todo el cupo de cagadas de Alonso en cinco años vestido de rojo. No sólo su ritmo de carrera fue anémico sino que, en una de sus dos salidas de pista (2 puntos) tuvo el plástico detalle de joder su alerón delantero (5 puntos) para encontrarse después a un Bottas al que, durante muchas vueltas, fue incapaz de adelantar. Aunque, eso sí, lo intentó de forma bien zote en los compases finales del GP, estando a punto de llevarse puesto al piloto finlandés (2 puntos por cipote).

Asimismo, después de un inicio gris, Will Stevens ha destapado el tarro de las esencias con una de las mejores catástrofes de relaciones públicas de los tiempos recientes. Su tuit en el que destacaba los 44 segundos que le metió a su compañero Mehri – y que luego el equipo le obligó a borrar, supongo que poruqe, entre otras cosas, Mehri corría con un coche con el fondo plano destrozado que Manor no tenía la posibilidad de reparar – puede ser el inicio de una apoteosis del malrollismo que nos ofrezca múltiples colisiones en pista. Así pues, unos merecidos 5 puntos para Will Stevens, y toda nuestra admiración.

En esta circunstancia, todo parecía abonado para que Maldonado lograse su segunda Star of the Race del año. Ya desde la parrilla de salida, en la que recibió una sanción de la FIA (3 puntos) por ¡aparcar el coche donde no debía! Pastor demostraba que iba muy en serio, encadenando pocas vueltas después dos excursiones por fuera del asfalto (2 puntos). Incluso le endiñó a Felipe Massa por detrás jodiendo su alerón trasero (5 puntos) y con ella toda la estabilidad del Williams. 10 puntos parecían suficientes para una Star of the Race. Pero Pastor no contaba…

Con el mejor momento de humor F1 de toda la carrera ¡protagonizado por Fernando Alonso!

Kimi-Vettel-Alonso-F1-humor

Una semana después del “¡Quitadme ese McLaren de en medio!” de Kimi, con la consiguiente respuesta sobrada de Fernando (y el maravilloso #pezzodaimbecile de aquella histérica italiana) ambos ex compañeros de equipo volvían a encontrarse en pista de la única forma, de momento, posible: con el McLaren siendo doblado por el Ferrari.

Con lo que nadie contaba fue con la sublime réplica de Alonso: recurrir a una de las faltas de etiqueta suprema en la F1 que es ¡desdoblarse! Si Eddie Irvine arrancó su leyendae desquiciando a Ayrton Senna el día que el elegido por Jesucristo brasilerio no concebía que un playboinas irlandés le faltase así al respeto, en esta ocasión Alonso logró un momento mágico de humor (3 puntos) con 10 de estilo sólo al alcance de los verdaderamente JRANDES.

Y así se logran los 10 puntos extra de Star of the Race.

 


 

Como siempre. Si está en desacuerdo, cree que algo debería puntuarse más o menos,  o piensa que se nos ha pasado algo relevante de ser puntuado, deje su opinión los comentarios de esta entrada. ¿Qué como se puntúa en este sitio de F1 humor? ¿Que todavía no se ha hecho un equipo?  ¿Que quiere aún más tonterías sobre F1? ¿Que quiere seguir la información de esta liga en Twitter

?  ¿Que si le echa a su cónyuge veinte polvos al día y quiere saber si eso es bueno o malo? Eso no es buneo ni es malo… ¡Eso es mentira!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>